lunes, 16 de septiembre de 2013

De Pueblo


Cuando alguien me pregunta de dónde soy, siempre digo: "de la provincia de Jaén". Nací hace 34 años en Baeza pero, desde mi infancia, mi vida ha estado muy ligada a Génave, el pueblo de mis abuelos paternos, pequeño y encantador, y que amable se desliza por la ladera de la sierra de Segura como un puente de serenidad entre Andalucía y La Mancha.

Recuerdo cuando éramos pequeñas, llegar al desvío que indicaba 4 kilómetros hasta el pueblo y serpentear la carretera con el Renault 9 de mi padre hasta vislumbrar el pueblo peinando la ladera y coronado por los pinos donde tanto me gustaba ir con mi abuelo Isidoro a recoger almendras o tomates del huerto.
Al llegar al pueblo, el olor característico de las chimeneas invernales mezclado con pinos y aceite nos daba la bienvenida. Bajábamos del coche con la ilusión de ver a mis abuelos y sentarnos todos en torno a la mesa camilla con el brasero de ascuas para ir recibiendo las visitas de mis tíos, primos y vecinas, y comentar cómo estará la cosecha, si llueve o si nevará, o quizá si ese año, por desgracia, han habido sequías. Hablamos de la vida en general, de los vecinos, y disfrutamos de las buenas viandas que ofrece esa buena tierra.

En Génave hemos aprendido lo digno y duro que es el trabajo del campo. Ayudar a mi padre en la recolección de la aceituna siempre ha sido una experiencia: las heladas tempraneras, los chorizos asados en la lumbre, contemplar el paisaje mientras tiras de los mantones, la hora del almuerzo y de compartir la capacha, y escuchar todos los años las mismas anécdotas de mi abuelo, pastor de profesión y noble de condición. El abuelo Isidoro, ¡qué gran hombre! Si supiera que gracias a él siento un gran respeto y cariño por las personas mayores, por los animales y por la humildad y generosidad que irradiaba al paso lento de sus alpargatas de esparto. Me solía llamar “la tía blanquilla” y siempre llevaba los bolsillos llenos de almendras y caramelos para dárselas a sus nietos, además tocaba la bandurria y la guitarra con maestría y sabiduría innatas… Ahora sigo viendo a mi abuelo en los ojos de mi padre…

También tengo que agradecerle al abuelo Isidoro parte de la gran pasión que siento por la música, por las bandas de pueblo y por los pasodobles,  esos que con tanta alegría hemos bailado siempre en la verbena de las fiestas y que tanto nos gustan a mi tita Mari, a mis hermanas y a mí, y como no, las vaquillas y verlas atravesar el campo hasta entrar triunfales en el pueblo, el ambiente de los genaveros y su acogida a los que en su día tuvieron que emigrar, los bares, los quintos, las tapas, los Pizarrines… Y por supuesto, la venerada Virgen de Campo procesionando por las calles engalanadas.

Todo lo vivido hasta hoy a través de la cultura del pueblo genavero, ha sido para mí fundamental en la manera de afrontar la vida, en los valores aprendidos por sus gentes. La humildad y generosidad de mi familia genavera, son una garantía de vida, de valorar lo que es importante de verdad. Hoy día, siempre estamos deseando volver, arraigarnos un poco más a la tierra paterna, disfrutar del aire sano, de las huertas, de la sencillez de sus habitantes, de su plaza y de la fuente dónde Miguelillo, nuestro sobrino, que tiene la misma mirada de su bisabuela María, disfruta y aprende las cosas buenas del pueblo de su abuelo Paco. Él y el resto de pequeños de la familia ya saben la suerte que tienen mientras juegan y corretean felices por las calles genaveras. ¡Qué importante es tener raíces, y qué alegría tenerlas en Génave!

En Génave permanece la esencia de las cosas fundamentales de la vida. Eso me devuelve al mundo cada vez que, pasado el cruce que indica 4 kilómetros veo asomar dándonos la bienvenida, la Torre Tercia, los pinos y los verdes olivares…

Para mis abuelos,
María e Isidoro.

9 comentarios:

  1. Qué bonito texto, y tan bien explicado. Hay tantas cosas que coinciden con mi infancia en un pueblo catalán: el olivar, los almendros, las vaquillas, las fiestas, la banda... Siempre me resulta fascinante comprobar cómo los sentidos guardan un pequeño archivo de esos grandes momentos y mediante un sonido, un olor, una imagen, o un texto tan emotivo como el tuyo reaparecen los recuerdos hilvanados en el presente. Felicidades y gracias.

    Saludos
    Àlex

    ResponderEliminar
  2. Gracias a tí Alex, siempre por tus palabras, eres más majete que tó! Un Abrazaco!

    ResponderEliminar
  3. me gustaría tener pueblo para recordarde esa manera. Muy bien traído bellla. Besazos de anuki.

    ResponderEliminar
  4. la infancia... que buenos recuerdos!! sin mencionar lo bixillo que eras en clase!! jajjajaj, muy bonito silvia!:D

    ResponderEliminar
  5. muy bonito....se nota que todo esto ha formado parte de lo que eres hoy en día. todo sentimiento!!!

    ResponderEliminar